Los 7 argumentos feministas contra la ley trans de Irene Montero

Irene Montero, ministra de Igualdad del Gobierno de España
Irene Montero, ministra de Igualdad del Gobierno de España

Las feministas se rebelan contra la ley Trans de Irene Montero, a la que acusan de no haber hecho otra cosa que retroceder en los derechos que tanto les ha costado conquistar. Sonia Gómez, portavoz de la Confluencia Movimiento Feminista, asegura que la ministra «está obsesionada con la ley Trans» y, sin embargo, «no ha hecho nada por la igualdad de las mujeres, que se supone que es su mayor cometido dentro del Ministerio».
En un duro alegato, las feministas lamentan que Irene Montero se limite a «mandar tuits con cariño y muchos abrazos a las mujeres asesinadas», sin haber hecho «nada» para mejor sus condiciones.
Por todo ello, según informa Libertad Digital, Sonia Gómez aporta 7 argumentos feministas contra la ley trans.

La autodeterminación es «un fraude de ley»

La portavoz de la Confluencia Movimiento Feminista cree que esto no tiene ni pies ni cabeza, ni tampoco precedente alguno. «Yo no me puedo autodeterminar española sin nacer en España o tramitar una nacionalidad, ni me puedo autodeterminar joven o persona con discapacidad y pasar a tener sus mismos derechos». Precisamente por eso, el colectivo denuncia que ésta «es una ley que permite el fraude de ley y lo avala».
En la práctica, las feministas advierten, además, de que esto supondrá que cualquier hombre podrá «ocupar cupos de mujeres en las listas cremallera, entrar en todos los baños y vestuarios de niñas y mujeres libremente u ocupar plazas en las casas de acogida…

Violadores en cárceles de mujeres

Dentro de esos «espacios protegidos», a las feministas les preocupan especialmente las cárceles de mujeres, ya que, al no haber ningún requisito, «cualquier violador o maltratador puede autodeterminarse mujer y entrar en una prisión de mujeres, poniendo en riesgo absoluto a todas las mujeres que están encarceladas».

Adiós a las estadísticas de igualdad

«Si los hombres se autodeterminan libremente mujeres… ¿dónde está la brecha salarial?», se pregunta la portavoz de la Confluencia Movimiento Feminista. El ejemplo es bien claro: «Hay hombres que han hecho su carrera como hombres y han logrado ascender precisamente por su condición de hombres, que se autodeterminan mujeres a los 50 años y empiezan a formar parte de las estadísticas de las mujeres. Eso rompe las estadísticas de brecha salarial». Lo mismo temen que suceda con los índices de criminalidad.
Sin embargo, las consecuencias de esta ley van más allá. «Si cualquier hombre puede autodeterminarse mujer, los estudios de enfermedades que normalmente afectan solamente a las mujeres, que ya son pocos y escasos, quedarían totalmente anulados», advierten las feministas.

El «maltrato infantil»

Especialmente dura es la crítica de este colectivo en lo relativo a los menores, que podrán cambiar de género desde los 14 años —12 con autorización judicial—: «Es absolutamente grave y puede constituir maltrato infantil». Precisamente por eso, uno de los lemas que más se han escuchado en las manifestaciones de los últimos días es que «la infancia no se toca».

Patologías sin tratamiento

Otra de las polémicas reside en la despatologización de las personas trans, que dejarán de considerarse enfermas. A pesar de que se ha vendido como un gran avance, la Confluencia Movimiento Feminista alerta de la gran tragedia que esto puede suponer para mucha gente: «Si no hay diagnóstico… ¿qué pasa con las personas que sufren verdaderamente disforia de género? Se quedarán sin tratamiento psicológico y eso es terrible”, alegan.

El deporte femenino se desvirtúa

Otra de las cuestiones más controvertidas es la repercusión que esta ley tendrá en el deporte, ya que cualquier hombre que se autodetermine mujer podrá participar en competiciones femeninas. «¿Qué mujeres van a acceder al medallero si esto sucede?», se preguntan las feministas que, a pesar de defender la igualdad de derechos, creen que hay cuestiones biológicas que no se pueden obviar.

Cuidado con los nuevos delitos de odio

Por último, la Confluencia Movimiento Feminista alerta sobre el impacto que la nueva ley puede tener en la libertad de expresión. «A partir de ahora, si tú dices que las mujeres tenemos vagina o que no tenemos pene o nombras la palabra vulva, pueden sentirse ofendidos y se puede considerar un delito de odio», advierte su portavoz, que pone un ejemplo muy concreto: «Si tú tienes delante a una persona con aspecto masculino, barba, vestido de hombre y que se llama Carlos, pero que decide que es ‘ella’ y te equivocas y le llamas ‘él’, puedes ser denunciado«.

¡LAS FACTURAS SE NOS ACUMULAN Y LA CONTRA TV NECESITA TU AYUDA PARA SEGUIR SUBSISTIENDO! DONA AQUÍ

Si quieres puedes recibir, de forma gratuita, las mejores noticias de La Contra Tv directamente en tu móvil a través de WhatsApp AQUÍ o de Telegram AQUÍ. O también por Mail AQUÍ