Una persona trans que quiere dejar de serlo: «No hay final feliz, el problema es mental»

Sandra Mercado, trans arrepentido
Sandra Mercado, trans arrepentido

Se llama Sandra Mercado, tiene 35 años y vive en Castellar del Vallés, Barcelona. Nació hombre, tuvo disforia de género en la adolescencia y comenzó su proceso de transito a través de hormonas y una vaginoplastia. Ahora, asegura que siempre fue un hombre.

Sandra está volviendo a abrazar su biología

“La teoría queer está equivocada, la biología no se puede cambiar. Estoy volviendo a abrazar mi homosexualidad y mi biología. Aceptando los complejos”, dijo a Voz Pópuli. Sandra denuncia los efectos secundarios de la hormonación para cambiar de sexo: “aumento de peso increíble, ansiedad, en mi caso cronificada, depresión… A compañeras les ha dado trombosis. Te pueden dar inctus, infartos. Sufría mucho de retención de líquidos, varices, pesadez, inflamación estomacal que se me ha quedado cronificada”.

“Con la vaginoplastia estás encadenado a la hormonación de por vida. No tengo hormona biológica en el cuerpo y, claro, tienes que tomar estrógenos toda tu vida. Según la endocrina, si no me hormono puedo sufrir osteoporosis muy grave y degeneración muscular e incluso ósea”.

Sandra padeció una estenosis, que es la inflamación del conducto urinario. “Me dolía que me moría cuando hacía pis. Me daban antiinflamatorios, pero estuve así durante un año y pico probando medicamentos para solucionarlo. Pasé mucho dolor”. Si llega a los 60 años podrá dejar las hormonas químicas y probar con las hormonas naturales.

«No hay final feliz»

A los 29 le realizaron la vaginoplastia, pero Sandra denuncia que ningún cirujano la avisó de las consecuencias. “Habrá transexuales que se lo hayan hecho que sean felices, pero también sé de muchas personas que siguen con disforia después de muchas operaciones. No hay final feliz. El problema es mental, es un camino que no tiene final”, asegura Sandra.

“He visto muchas barbaridades -dice Sandra-. Una se operó cuatro veces porque se le cerraba la vagina, por eso estás con dilatadores siempre. El cuerpo detecta un hueco y, claro, lo cierra”. Sandra tiene claro que la transexualidad es un invento nacido en el siglo XIX para homosexuales que rechazaban su homosexualidad y buscaban encajar como mujer.

Hace un año comenzó su detransición. “Me escriben transexuales contándome lo mal que han quedado. No conocemos psiquiatras que nos ayuden a tratar la disforia. La mayoría te empuja a transicionar. Si te quiere ayudar, pueden ser despedidos por las leyes que respaldan la transexualidad”. Sobre la ley trans, recientemente aprobada, Sandra es contundente: “se han dado casos de hormonar a menores y les jodes la vida porque luego se arrepienten. Esta ley borra a la hembra biológica, invade espacios de mujeres. Que un hombre diga que se siente mujer porque sí, lo encuentro una locura”.

¡LAS FACTURAS SE NOS ACUMULAN Y LA CONTRA TV NECESITA TU AYUDA PARA SEGUIR SUBSISTIENDO! DONA AQUÍ

Si quieres puedes recibir, de forma gratuita, las mejores noticias de La Contra Tv directamente en tu móvil a través de WhatsApp AQUÍ o de Telegram AQUÍ. O también por Mail AQUÍ