El viejo prehistórico cojo y manco que vivió más de cuarenta años gracias a la ayuda del grupo

El Viejo de Shanidar era tuerto, cojo, manco y sordo
El Viejo de Shanidar era tuerto, cojo, manco y sordo

`Nandy´, también conocido como el viejo de Shanidar, vivió en el actual Kurdistán iraquí hace aproximadamente 1,7 millones de años. Siendo aun joven, sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le dejó graves secuelas en la vista y la movilidad de la parte derecha del cuerpo. Sus restos óseos parecen apuntar también que por causa de esta contusión cojeó durante el resto de su vida, a lo que hay que sumar una lesión posterior en la pierna derecha. Su brazo derecho presenta varias lesiones en el húmero, y una reducción del 10% de su tamaño. Nandy utilizaba sus dientes en sustitución de este brazo y por ello presentan gran deterioro.

Según el arqueólogo Ralph Solecki y el paleontólogo Erik Trinkaus, en el momento de su muerte, Nandy era con bastante seguridad tuerto, cojo, manco y sordo. Afirman estos investigadores que sin la ayuda y los cuidados de su grupo, el viejo de Shanidar no habría llegado a los 40 o 50 años, tal y como hizo, una edad récord para una persona al final del Paleolítico medio.

Sin embargo, la historia del Viejo de Shanidar no es un caso aislado. En la región georgiana de Dmanisi y en la Sima de los Huesos de Atapuerca (España), se han encontrado también pruebas de que el cuidado de los ancianos y enfermos era ya una práctica común hace millones de años. Si desde la Prehistoria se han llevado a cabo cuidados paliativos, ¿por qué ahora parece que nos olvidamos de ellos?

¡LAS FACTURAS SE NOS ACUMULAN Y LA CONTRA TV NECESITA TU AYUDA PARA SEGUIR SUBSISTIENDO! DONA AQUÍ

Si quieres puedes recibir, de forma gratuita, las mejores noticias de La Contra Tv directamente en tu móvil a través de WhatsApp AQUÍ o de Telegram AQUÍ. O también por Mail AQUÍ