“Me arruiné, pensé que mi vida estaba acabada, pero recibí un regalo inesperado”


“No teníamos nada”, “no podíamos pagar ni colegios”, “no teníamos para comer”. “Yo seguía trabajando, pero me lo quitaban”. “Estábamos embargados hasta los ojos”. “Nos íbamos a volver locos”. “Hemos sufrido mucho”.

Ángeles y varios miembros más de su familia se endeudaron como consecuencia de un negocio. Las empresas que les subcontrataron no les pagaron. Ellos, mientras, tenían que seguir pagando a sus trabajadores, a Hacienda y a la Seguridad Social.

Decidieron empezar el proceso para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad y ahora pueden vivir libre de deudas.

La Ley de Segunda Oportunidad, con origen en Estados Unidos, permite la cancelación de la deuda de particulares y autónomos. Fue aprobada en España en el año 2015 y permite que personas en situación de sobreendeudamiento tengan una segunda oportunidad.

Para acogerse, es necesario cumplir una serie de requisitos como no superar los 5 millones de euros de deuda, intentar un acuerdo extrajudicial previo de pagos, no haber cometido delitos socioeconómicos en los últimos diez años, y el elemento fundamental que tienen en cuenta los juzgados es ser un deudor de buena fe, es decir, no ocultar bienes ni ingresos y ser colaborador en todo momento.

Han  conseguido cancelar más de 55 millones de euros

Repara tu Deuda Abogados es el despacho pionero en la aplicación de esta ley. Empezó su labor en el año 2015, mismo año de aprobación de la ley en el Parlamento. Hasta la fecha, ha conseguido cancelar ya más de 55 millones de euros. Según Ana Isabel García, directora letrada del despacho, “esta ley hace que las personas tengan una segunda oportunidad para reiniciar su vida. Hay que acabar con el estigma social de que tener que empezar de cero es un fracaso”.

La Ley de Segunda Oportunidad es una herramienta para quienes tienen que elegir entre comer y hacer frente a sus gastos básicos de suministros o pagar a los bancos y a las entidades financieras. Está dirigida a personas que no es que no quieran pagar sino que no pueden hacerlo. Muchas personas viven hoy angustiadas por no saber cómo pagar sus deudas. La Ley de Segunda Oportunidad es una salida que les permite poner el reloj a 0 y volver a soñar.