El niño que jugaba 18 horas al Fornite, y cómo dejó esa adicción


El doctor Matías Real López, coordinador del programa de trastorno mental grave de la infancia y la adolescencia del Hospital Provincial de Castellón ha compartido en una entrevista con el diario ABC el drama que supone la adicción a los videojuegos para algunos jóvenes y sus familias.

El doctor ha explicado que uno de sus pacientes “jugaba cerca de 18 o 20 horas, con una dedicación exclusiva y pasando las noches en vela. Todo el tiempo que pasaba en casa estaba delante de las pantallas». Según ha explicado el experto, “este joven empezó a ausentarse de las clases a pesar de su buen rendimiento académico”.

En palabras de Real López “a medida que el paciente aumentaba el tiempo de juego, disminuyó el resto de actividades de su vida cotidiana hasta un punto que afectó a su vida social, su presencia real en el seno del hogar, o incluso a su higiene personal. “Sencillamente no salía de su habitación ni para comer junto a su familia”, explica Matías.

Debido a la gravedad de los síntomas tuvieron que internarle

La piedra que se cruzó en el camino de este menor de edad fue Fortnite, uno de los videojuegos más célebres en la actualidad, en el cual se refugió este joven tras la pérdida de un familiar muy cercano.

Ante la gravedad de los síntomas de este menor, que estaba empezando a acusar una pérdida de peso acelerada, el sanitario decidió ingresarle en el hospital y privarle de su adicción del mismo modo que si se tratara de un proceso de desintoxicación de una sustancia estupefaciente, y una vez producido el tratamiento de choque, reinsertar progresivamente al joven a la vida real, con apoyo de terapias en grupo y limitaciones horarias del acceso a todo tipo de pantallas.

El médico ha señalado al periódico español que la situación de este niño castellonense, no es ni mucho menos un caso aislado, y ha confesado que  “ya han atendido a varios chavales cuyo problema parece que son los videojuegos, porque es lo que se ve, pero lo que hay debajo es que están sufriendo algún tipo de acoso o abuso, y no son capaces ni de verbalizar ni de tolerar ese malestar”.

Real López ha lamentado que a menudo « los horarios de los menores son incompatibles con el del trabajo de sus progenitores y estos pasan mucho tiempo solos en casa» y ha reconocido que «es posible que aparezcan más casos como este, porque seguro que hay familias que están viviendo situaciones difíciles”. Desde su experiencia es prioritario  establecer «límites claros y bien definidos» entre el buen uso y el abuso de estos productos de entretenimiento.

La Contra TV existe gracias a tu ayuda. Dona aquí: https://lacontra.tv/donacion/

Recibe las noticias de La Contra Tv en tu móvil a través de WhatsApp AQUÍ o de Telegram AQUÍO por Mail AQUÍ